Mi experiencia de mas de treinta años en la práctica kinésica diaria me lleva a afirmar que no basta con aplicar técnicas y maniobras maravillosas y complejas para obtener resultados importantes y efectivos en nuestros pacientes.
Se necesita contemplar además, otras estrategias, que integren los diferentes niveles evolutivos del sistema nervioso y sus características biopsicosociales. 
De esa manera mediante la activación de las estructuras mas evolucionadas del neocórtex, podemos actuar sobre la imaginación y la voluntad ,elementos que nos liberan y jerarquizan como especie. 
Es necesario estimular la corteza prefrontal para que ella regule la actividad arcaica de estructuras subcorticales, el cerebro límbico y el reptiliano, dedicados a la gestión de instintos y emociones primarias relacionadas con con la ira, la territorialidad, la posesión, la agresividad y finalmente el estrés que nos enferma y destruye…
Lenguaje simbólico, palabras claves, las afirmaciones positivas, la desdramatización de los cuadros clínicos, deben formar parte de nuestros tratamientos, desde una visión holística e integradora que no pierda de vista los últimos avances de la ciencia.
J. Ossemani

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *