El reposicionamiento vertebral mediante la quiropraxia es un hecho fundamental en la búsqueda del equilibrio de la metámera, pero no es el único camino para lograrlo.
El esclerotoma forma parte del sistema y no siempre es el motivo de los síntomas, si no la víctima de un desequilibrio local o a distancia.
Es por eso que todas las terapias manuales reflejas se ven beneficiadas con la quiropráctica.
J. Ossemani

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *