Los diferentes niveles anatómicos del sistema nervioso vegetativo presentan una disposición jerárquica que responden a la ubicación estratégica de centros reguladores de la función autonómica.

El primer centro de regulación se encuentra en el Hipotálamo y sus centros de interacción cortical. Cualquier estructura de la periferia que se estimule, enviará esta información hacia el primer centro de elaboración para que este sea procesado, pero si existieran problemas en la vía de ese estímulo, las respuestas no serían efectivas.

Por ejemplo, una estimulación visceral tendrá como objetivo enviar la información sensitiva al hipotálamo, pero si existiera una retracción fibrosa, producto de una cicatriz o una inflamación crónica del peritoneo o de la pleura, los datos no llegarán correctamente.En condiciones normales el hipotálamo responderá ante un estímulo fuerte o una situación de estrés, liberando las características del sistema simpático y reduciendo las del parasimpático.

Esto generará un aumento del dolor y del cuadro inflamatorio. El hecho de que el paciente comprenda que es lo que le sucede y el accionar terapéutico, no solo servirá para aumentar su conocimiento general sino la aceptación y acuerdo de sus actos, que por medio del hipotálamo accederán al sistema límbico y regularán la actividad parasimpática.

1) Primer centro:La porción central del sistema nervioso autónomo es la parte integradora del sistema nervioso central. Se localiza en la corteza frontal premotora y se relaciona con otras como la corteza cingulada, corteza precentral rostro-lateral, corteza orbito-frontal, en el Tálamo, el Hipotálamo, hipocampo, cerebelo y tronco encefálico. Pero el Hipotálamo tiene el rol mas importante porque no solo recibe las aferencias de los órganos internos si no de numerosos segmentos del encéfalo, especialmente el sistema límbico que se ocupa de las sensaciones internas y las emociones. Tiene la función de regular el sistema vegetativo en relación con el Tálamo y las estructuras encefálicas superiores (estrés, traumas y emociones). La corteza precentral regula las funciones vegetativas (vasomotoras, sudorales, etc.) que acompañan a la actividad motora de los músculos esqueléticos y toma parte incluso en los procesos de integración recíproca entre actividad vegetativa y psíquica. En el sistema límbico tiene lugar una integración entre el estado emocional y las determinadas funciones vegetativas (motilidad gástrica, emisión de orina y heces, constancia en la presión arterial, etc.). Estas zonas son el asiento de sensaciones y emociones y no nos es imposible acceder a ellas. Si nuestra relación con el paciente es empática y el se siente contenido y cómodo con nuestra presencia y nuestro tratamiento, esas emociones se transmitirán del sistema límbico al hipotálamo y generarán efectos positivos sobre el sistema nervioso vegetativo y en los órganos inervados por este, facilitando así los procesos de la Sistema Neurovegetativo Diencefálico: En el diencéfalo se encuentran numerosos nucleos celulares o núcleos hipotalámicos, en relación con determinadas funciones metabólicas y con el sistema endocrino, esencialmente la hipófisis. Existen luego otras formaciones, representadas por el sistema reticular hipotalámico y subtalámico, continuación del bulbar y del mesencefálico, que, además de constituir un centro integrativo para las emociones, presiden algunas manifestaciones fundamentales de la vida, como el sueño, la vigilia, el hambre y la sed.El Sistema Reticular del Tronco Encefálico es un complejo anatomofuncional que se extiende desde el bulbo hasta el diencéfalo, estando formado por una trama de sustancia gris (que en algunos puntos se reúne en núcleos: núcleo reticular lateral de la oliva inferior, núcleo reticular caudal y oral del puente, núcleos reticulares gigantocelulares y de sustancia blanca formada por fibras nerviosas. Son muy amplias las conexiones con las otras secciones del sistema nervioso central, a través de fibra aferentes (vías espinoreticulares, corticoreticulares, cerebeloreticulares, estriado – pálido – reticulares y septoreticulares) y fibras eferentes (vías reticulares descendentes, vías reticulares eferentes cortas, vías reticulares ascendentes y vías reticulocerebelosas). En consideración a estas relaciones, desde el punto de vista funcional se distinguen un sistema reticular ascendente y un sistema reticular descendente, cuyas funciones para la homeostasis del organismo son de gran importancia. De hecho, el primero controla el estado de vigilia y el comportamiento; el segundo armoniza las actividades circulatorias y respiratorias, además de las reacciones tónicas musculares posturales y algunas reacciones en relación a determinados estados afectivos (vómito, reacción de alarma o de fuga o de defensaLa corteza cingulada anterior (ACC, anterior cingulate cortex), una estructura localizada en la zona media de los lóbulos frontales.Es una de las regiones que muestra cambios de forma consistente a partir de la práctica de técnicas de introspección y meditación situación que conlleva a desarrollar una mejor autorregulación. También se asocia esta región al aprendizaje de las experiencias pasadas para una toma de decisiones óptima en el presente o en el futuro. Los científicos sugieren que esta estructura puede ser particularmente importante al enfrentar condiciones inciertas y cambiantes.2. El Hipocampo: Memoria, Emoción y ResilienciaEl hipocampoEl hipocampo es una región con forma de caballito de mar (de ahí su nombre) que se encuentra localizada en las profundidades de los lóbulos temporales y que forma parte del llamado “sistema límbico” (una serie de estructuras inter-conectadas que cumplen distintos roles en el procesamiento emocional y la memoria).Los estudios de Hölzel et al. (2011) demostraron que se puede generar un aumento en la materia gris del hipocampo realizando practicas de meditación e introspección.El hipocampo tiene numerosos receptores de cortisol (la hormona del estrés) y diversos estudios han mostrado que puede resultar deteriorado por el estrés crónico, contribuyendo a desencadenar una espiral dañina en el organismo como un todo.De hecho, las personas que presentan condiciones asociadas al estrés crónico, como depresión o estrés postraumático generalmente tienen hipocampos más pequeños.Todo esto subraya la importancia de esta región cerebral para la resiliencia, una habilidad clave en los contextos laborales de alta exigencia.3. Corteza Pre-Frontal Rostro-LateralSe ha sugerido que esta región estaría relacionada con la introspección y la meta-cognición (cognición acerca de la cognición, o pensar sobre los propios procesos mentales), la evaluación de información auto-generada, el procesamiento de información compleja y abstracta y la integración de múltiples procesos cognitivos separados al servicio de metas de orden elevado.(Si pudiste comprender todo eso a la primera leída, significa que tu corteza pre-frontal rostro lateral está haciendo bien su trabajo) En resumen, esta región actúa en los procesos de introspección y observación de los propios pensamientos y estados emocionales con cierta distancia y ecuanimidad.4. Corteza Órbito-FrontalLa corteza órbito-frontal (OFC, orbito-frontal cortex) cumple un rol fundamental en la toma de decisiones y la regulación emocional.La OFC está ubicada en la zona ventral de la corteza prefrontal y tiene conexiones con estructuras del sistema límbico, como la amígdala, el estriado y el hipotálamo.Los investigadores sugieren que la OFC permite una evaluación más flexible de las opciones en el momento presente y una toma de decisiones más fluida en función de las circunstancias actuales y no solo en función del recuerdo de situaciones similares del pasado. Aquí se gestiona una mayor conciencia y flexibilidad conductual.La OFC cumple un rol en la regulación y el reappraisal de las emociones negativas, lo que forma parte de un rol más amplio en la capacidad de observar los diferentes estados internos y la integración de claves cognitivas y emocionales en la toma de decisiones.Una mayor capacidad de auto-observación y capacidad de regular emociones negativas son habilidades que podrían explicar los efectos positivos de las técnicas de autobservación y meditación en condiciones como el estrés, la depresión y la ansiedad.En resumen, la corteza O-F actúa sobre el equilibrio emocional, la introspección, la toma de decisiones y la flexibilidad psicológica.

2) Segundo centro del sistema nervioso autónomo. Se sitúa en el cuerno lateral de la médula espinal, mas exactamente en el núcleo intermedio lateral. El parasimpático tiene sus neuronas preganglionares en la región del cráneo, atlas/axis y región lumbosacra, el simpático en la región toracolumbar de C8 a L2. Los trastornos y lesiones vertebrales influyen en la capacidad de reacción de cada segmento involucrado, respondiendo habitualmente con hiperactividad de simpático. Por ejemplo, una lesión en T4 puede alterar la motilidad pulmonar y ocasionar problemas respiratorios o cardiacos.Si por el contrario la disfunción vertebral se encuentra en zona de atlas/axis o en la articulación sacroilíaca, se produce un descenso de la actividad de parasimpático con un aumento relativo de la actividad del simpático.Centros neurovegetativos intermedioSe presentan en aquella parte del S.N.A., del simpático y parasimpático. Comprende tanto centros nerviosos vegetativos situados en el eje cerebroespinal como fibras nerviosas aferentes y eferentes en relación con ellos. Ente ambos sistemas, simpático y parasimpático las fibras eferentes son sustancialmente de dos tipos: preganglionares, que se originan a nivel de la sustancia gris del tronco cerebral o de la médula y terminan en un ganglio, y postganglionares, que se originan de las neuronas ganglionares en contacto sináptico con las primeras y alcanzan al órgano efector. Ya que la distribución anatómica de los ganglios periféricos es notablemente diferente en los dos sistemas, las fibras pre y postganglionares simpáticas y respectivamente parasimpáticas, tienen diferentes longitudes. Los ganglios parasimpáticos están, de hecho, situados en las cercanías del órgano efector o, por añadidura, en el espesor de la pared de este último: las fibras parasimpáticas preganglionares son, por lo tanto, mucho más largas y las postganglionares mucho más cortas. Los ganglios simpáticos, por el contrario, constituyen una doble cadena (cadena del simpático) que se extiende en posición laterovertebral, desde la base del cráneo hasta el cóccix: las fibras preganglionares tienen, pues, un curso muy corto y las postganglionares muy largo.

3) Tercer centro del Sistema Nervioso Autónomo Incluye a la cadena simpática o cadena ganglionar latero vertebral y los ganglios parasimpáticos (próximos a los órganos). Todo aquel interferente que altere la movilidad y la irrigación de estas estructuras generará respuestas vegetativas.Lo mismo sucederá ante inflamaciones y alteraciones de los órganos y sus membranas de recubrimiento.

Jose Ossemani

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *